El alcalde de Carboneras (PSOE), que ya fuera condenado por un delito electoral e inmediatamente después indultado por el Gobierno de Zapatero, ha vuelto a ser condenado, esta vez por calumniar y acusar de prevaricación al propio magistrado que lo condenó en su día. No sabemos si el Gobierno repetirá la jugada y volverá a indultarlo, pero la situación creada resulta, en todo caso, especialmente incómoda para el partido que, de mantenerlo en la vida política, estaría dando un dudoso ejemplo de respeto a la Justicia y al propio Ayuntamiento. Cualquiera puede pechar con una condena que acepta aunque no comparta, pero no un alcalde y menos un partido de (y en el) gobierno. Veremos qué hacen al respecto la Junta y su partido, y si no hacen nada, será curioso observar que hacen el TSJA y el CGPJ, si es que hacen algo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.