No me parece justo sacar esta o aquella foto del ex-alcalde de Estepona, hoy entre rejas, con éste o aquel personaje para sugerir cierta ingenua proximidad que hoy resulta más que incómoda. Y no me lo parece porque con el ex-alcalde de Estepona se ha dejado retratar diciendo ‘patata’ media clase política y empresarial y parte de la otra media, del mismo modo que ocurriera antes con el denostado Jesús Gil, recibido en la Presidencia con todos los honores después de haber demostrado el cohecho del “caso Montaner” del que la Junta se libró sólo por prescripción del delito. Dijimos en su día que había no pocos Jesús Gil campando por sus respetos, y ahora hemos de decir que seguro que todavía quedan sueltos muchos Barrientos haciendo de su capa un sayo con la connivencia mayor o menos de la autoridad correspondiente. Barrientos, por ejemplo, estaba ahí de alcalde con las bendiciones de Chaves: lo demás son cuentos. Mientras la corrupción no se mide desde este desagradable ángulo continuarán estas miserias ensombreciendo la vida pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.