La metáfora sobre el llamado “efecto mariposa” –las imaginarias consecuencias que el aleteo de sus alas podrían causar a distancias inimaginables—ha soportado durante todos estos años de fervorín globalizador variaciones dignas de la antología más ambiciosa. Se ha dicho y escrito que si ese lepidóptero aletea en Japón algún meteoro devastador podría castigar Centroamérica, que si lo hace en Las Vegas podría conmover las finanzas de Hong Kong o viceversa, que si el suceso se produce en Pekín (hoy Beijing, ya saben), cosa de tres días más tardes un tormentón de aquí te espero pudiera devastar las antípodas, en fin, muchas variantes básicamente clónicas. Cuando un paciente matemático descubrió en un lugar lejano que el sistema ‘Pentium’ multiplicaba y dividía de manera defectuosa, las acciones de Intel, en efecto, cayeron en picado en Wall Street, como si quisieran probar que la invención del zorro de Fukuyama no carecía de fundamentos en la vida real, que no es la que discurre cotidiana y ojalá que plácidamente en su salón o en el mío, sino la agitadísima que se registra en el parquet de las Bolsas con la oreja puesta, en efecto, hasta en el pálpito cosmopolita más lejano. La China emergente acaba de ofrecer al mundo una demostración espectacular a este propósito al subir sin previo aviso los tipos de interés de su Banco nacional con la intención de frenar el incómodo calentamiento que padece esa economía fabulosa –que ha crecido durante el primer trimestre de este año de gracia más de un 10 por ciento–, leve batir de alas que ha provocado, en efecto, un seísmo sin precedentes de los mercados afectando desde el precio del oro o al del petróleo al trasladar a la Bolsa, en forma de graves turbulencias, la caída sufrida por los mercados de materias primas. Vamos a tener que acabar dándole la razón a “el Chino”, que es como en la lonja intelectual de Occidente –tan racista, tan xenófoba como sabemos—se suele aludir a Francis Fukuyama, ese viejo colaborador de la CIA (según dicen) que se encargó como cosa propia de pulverizar la herencia de Marx anunciando un plácido futuro sin conflictos en el amable horizonte del intercambio ubicuo y el interés benéfico.

xxxxx

No ver que el centro de decisión mundial se está desplazando hoy día a toda máquina hacia el Este es estar ciego o empeñarse en cerrar los ojos. Las previsiones sobre China e India son tan abrumadoras que están provocando el conocido doble fallo crítico de enfatizar los riesgos aún sin conocer con detalle las circunstancias. Desde Occidente hay dificultades para imaginar crecimientos embalados con tasas semejante y escepticismo más o menos voluntario ante las estadísticas que comienzan a medir con precisión el aleteo del lejano insecto, pero una conmoción como ésta última que comentamos pone en evidencia la realidad de la hipótesis aunque quizá no tanto como la propia complicidad de los agentes económicos que tratan de apurar el beneficio provisionalmente derivado de la explosión oriental. Porque China no es ya sólo un fantasma competidor de algunos sectores productivos sino que se ha convertido, de momento al menos, en un socio pingüe para vastos subsectores de nuestro comercio que compran en China, con etiqueta a elegir, réplicas exactas e increíblemente baratas lo mismo productos de batalla o que artículos de moda. Igual usted ya viste sin saberlo ‘jeens’ chinos o ‘sweters’ taiwaneses, lo mismo que, sabiéndolo, viaja en coche coreano o fotografía con cámaras japonesas. Es el silencioso triunfo del Este, la polvareda que al fin se divisa en el horizonte de ese “desierto de los bárbaros” que, encaramado a la muralla de su fortaleza, vigilaba inútilmente, pero con una fe que empieza a resultar profética, el tenientito célebre de Dino Buzzati. Nos tenían el alma en un puño las decisiones del Banco Central Europeo o de la Reserva Federal americana. Desde ahora, la hipoteca va a haber que contratarla contando también con esos brokers postcomunistas.

17 Comentarios

  1. (A Usía, el Sr. Ropón: Esta mañana muy tempranito le he dejado un guante al final de los comentarios de ayer en que me nombraba. Gracias por acordarse de una).

    Hoy seré breve. Punto.

  2. No hay prospección alguna, -al menos publicada-, sobre el resultado para la sociedad mundial, de la crisis que aportará el experimento chino al sistema económico digamos que “occidental”.
    La mezcla explosiva entre una economía mixta de liberalización económica, y control de ella, por un partido comunista de la magnitud del chino puede tener el efecto de una explosión atómica mundial.
    En lo comienzos de la Revolución de Octubre se hizo durante unos diez años la NEP,- nueva política económica-, que consistió en la liberación de la economía, muy beneficiosa en sus resultados prácticos, pero que cambiaron por las contradicciones que creaban en el interior del partido.

    Hace unos días el “charnego” escribía aquello de: “ahora hay una invasión de productos de allá, pués bién van en aumento geométrico, antes de mediados de este siglo la tierra estará infectada de sus fabricados y sus productores; tendremos chinos hasta debajo de la cama.”
    Claro que los ideólogos del sistema están convencidos de que la liberalización de la política caerá en China antes de que eso ocurra. Pero los millones de chinos que habrá que reprimir para que dejen el trabajo será tal que …..
    Eso ó producir, producir… hasta la eclosión de algo desconocido.

  3. “Claro que los ideólogos del sistema están convencidos de que la liberalización de la política caerá en China antes de que eso ocurra.”
    =============================================
    He querido decir que la liberación de la economía provocará la caída del PC chino.

  4. Ingenioso lo de la combinación “capitalismo salvaje” PC chino, pero no olvidemos, doña Grazia, que lo que está ocurriendo en China es puroi capitalismo salvaje sin más. El hábito comunista puede que aporte disciplina, que selle bocas, pero no hay que meter en su haber lo que los traficantes chinos y los nuestros (porque ese comercio tiene dos direcciones, claro está) está haciendo con el método de explotación capitalista más ortodoxo. Ah, y si hay estudios publicados sobre el tema, muchos. Otra cosa es que nos satisfagan.

  5. OJo doña Epi, que creo que no era el juez granadino de marras el de la condenita, sino una jueza de otra parte. Al César lo que es del César y al Jorge lo que es del Jorge (Morancos, se entiende).

  6. Un día se darán cuenta nuestros responsables económicos y políticos de las comnsecuencias de aprovecharse de los trenes baratos improtando a manta manufacturas de China. Ruina de sectores completos, paro disparado y competencia imposible allí donde se le antoje a los chinos. Y la UE incapaz de imponer siquiera un freno arancelario. Los que se están infandos son nuestros comerciantes, en especial los del vestido, que compran por dos reales lo que nos venden a precio europeo. Ya pagarán en su día, es muy posible, pero mientras tanto, que les quiten lo mangao.

  7. ¿Fukuyama agente de la CIA? Por Dios, ecuánime patrón, conténgase incluso cuando hable, como esta vez, con las debidas cautelas. Ya pasaron los tiempos donde eso bastaba para desacreditar a cualquiera. Usted mismo ha contado alguna vez el caso del pintor mexicano Ribera, el marido o lo que fuera de la macabra Frida Kahlo, el amigo de Troski. Pero de Fukuyama nunca habíamos oído algo semejante. Porque es usted quien lo dice que si no, francamente no lo creería.

  8. Pues claro, Impertérrito, o por lo menos funcionario del Departamento de Estado, ya sabe, sutil diferencia, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de un teórico antimarxista. Fukuyama es un tío ingenioso, un parlero con talento, un charlatán con ideas, pero como historiador es un simple membrillo. A mí, al menos, deme usted un Spengler, un Toynbee, incluso uno de los psotmodernos, menos eso de “El fin de la historia y el último hombre”. La Historia no se acabará nunca mientars haya hombres y ningún hombre tiene grandes probabilidades de ser el último.

  9. Veo que jagm lleva a Jordi Pujol a sus conferencias de Sevilla/Huelva. ¿Se nos pasa al nacionalismo, puro sentido de la oportunidad? Espero que, tan sólo, lo ponga en su sitio en una de sus canónicas presentaciones, de ésas que hacen época, como la que le hizo una vez a Tamames, que lo dejó a cuadros.

  10. He leído muchas cosas sobre el “efecto mariposa” y las colecciono hace años. Esta acabo de recortarla. Gracias.

  11. Si es cierto eso que dice Max, amigo jagm, cuéntele al President la fábula de una mariposa negra que al, mover las alas en Catalonia, que es como gustan decir las juventudes catalanistas, provocó un triste ciclón alrededor. Y mándele copia a esos que usted sabe que son los que, por ambición personal, han cedido ante el aleteo. No estpy para más metáforas, disculpe.

  12. Esta vez no ha recordado GM, como suele, que “el gran salto adelante” –que éste sí que lo es, y no el de Mao– se produce apoyando el pie sobre la cabeza de los campesinos del interior, cientos de millones de hambrientos que contratsan con la nueva clase millonaria. No se puede olvidar esta clave, sin emabrgo, al hablar del milagro chino” como él mismo ha señalado en varias ocasiones anteriores.

  13. Lástima que Pepe Griyo esté solazándose por la amenazada Navarra, porque hoy es uno de esos días en que se echa de menos su sentido común entre apocalíptico y benevolente. Seguro que nos daba un par de ideas sobre ese “milagro” tan peligroso, pero no parece que vayamos a tener suerte. Hoy se han dicho otras cosas interesantes, por supuesto, aunque yo eché de menos ayer y he vuelto a echarlo hoy algún comentario charnego sobre esa dedicatoria de la columna del sábado a Arcadi Espada.

  14. Yo no entiendo bien el problema del que tanto se habla. Vale, China es un misterioso monstruo productor, pero ¡tendrá que dar de comer a su población enorme, digo yo, y si no lo hace ¿cómo logra librarse de conflictos sociales? Por otra parte, vale, nosotros nos aprovechamos (los comerciantes, se comprende) y les compramos barato lo que se les roba (las “plusvalías” hubiera dicho Marx) a los chinitos pacientes, pero ¿quién les vende a ellos la tecnología, y cómo no se le ocurre a Occidente defenderse –dentro de un orden– y contener esa invasión que se basa, además, en la explotación más inhumana? Todo esto es muy difícil de entender, yo vengo siguiendo las cosas que cuentan gómez marín y otros, pero no acabo de tragar. DEbería insistir en el tema sin temor a que le digan que se rteitera, sr. gm, por favor, puesto que a muchas personas que no estamos tan informadas nos pone los pelos de punta y nos quita el sueño eso que usted llama, como los antiguos, el “peligro amarillo”.

  15. Ahora voy a ver la “mani” de Plaza de Catalunya para ver qué tal se mueve la nueva oleada de inmigración de sudamericanos y africanos hoy, por la Plaza de Urquinaona.
    Eso dará medida de su aportación al futuro de la construcción nacional de Cataluña.
    Llevaré un viejo pañuelo del PCI, el de Palmiro Togliati.

    Anoche toqué las palmas en la Feria de Abril de Barcelona, -en el recinto del Forum-, con un amigo de la infancia vice-presidente de una Hermandad Rociera, calculo en casi 200.000 las personas que deambulaban por ella, Personas de muchas etnias. Le comenté socarronamente que el futuro de la Feria será “Fiesta de las Culturas”, me dijo..¡ Grazia no me estropees la noche !. Nos reimos una jartá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.