No ha sido poco astuto el PP al dejar en manos del socio C’s la gestión de la llamada igualdad “de género” y la brega con el feminismo. Más que nada porque los Institutos de la Mujer son, desde su inicio, una entidad del PSOE y sus “miembras”, casi sin excepción, activas militantes del “régimen” caído. No había más que ver ayer en este diario las caras de tacón ofrecidas por las dirigentes de uno de ellos a la nueva consejera en su “visita ad limina” a uno de los centros provinciales. La igualdad es un derecho que ni debe ser limitado ni puede manejarse desde una ideología particular, pero esto último –tan elemental– es algo que no le va a resultar fácil evitar al nuevo Gobierno, tan condicionado –se admita o no—por el voto pasivo de la derecha radical. Evitar que ese espacio político y administrativo se convierta en un patio de vecinos/as debe ser una prioridad para el buen sentido de la nueva Junta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.