Pocos serán los andaluces que traguen con ese cuento de la reducción del número de consejerías, habida cuenta de que, en realidad, los servicios se mantendrán intactos sólo que ubicados en otros departamentos. Pocos también quienes crean en la bicoca prometida por Arenas de gobernar, llegado el caso, con la mitad de altos cargos. La Administración autonómica es un monstruo imparable que, conjuntamente con su repertorio de empresas públicas, no hay economía que sostenga como no sea al precio de reducir ruinosamente los servicios al contribuyente. Sin contar con que ese ahorro que todos invocan implicaría un despido masivo del que nadie habla. La Junta y sus flecos son hoy una carga insoportable que no reducirá ningún partido en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.