Hace bien el Ayuntamiento en reducir el gasto/despilfarro de energía que supone, cada Navidad, el amplio dispositivo de ornarte la ciudad. En Madrid el recorte ha sido espectacular, como en Sevilla y otras grandes ciudades, demostrando, entre otras cosas, que no es preciso tirar la casa por la ventana para lograr un exorno decoroso y estético. Lo que n o tiene sentido en subirse el sueldo, como han hecho algunos políticos justo cuando la provincia y la capital arañan sus máximos históricos de paro, es decir, de necesidad económica. Es forzoso el ahorro en este tiempo difícil y posible compaginar la atención ciudadana con las posibilidades razonables del gasto público. Y eso es lo que parece que se ha hecho con buen sentido y respeto a la situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.