Todo el mundo quiere ahora mucho a Andalucía desde el PSOE. No lo han manifestado durante treinta años, mientras ha estado a la cola de Europa, como está, ni cuando alcanzaba cotas insostenibles de desempleo, pero ahora que representa la mayor fuerza dentro del partido, uno tras otros se significan andalucistas y no se encasquetan el traje de faralaes porque no los dejan. El último, Rubalcaba, que ayer desembarcaba del AVE dispuesto a conseguir lo mismo que consiguieron quienes inventaron a ZP: el apoyo de la mayor federación española. Van a mimarla de aquí a marzo, luego ya veremos. Pero no está de más que quede en evidencia lo que son, en realidad, los intereses partidistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.