Tienen suerte el PSOE onubense con las crisis ajenas, en tantas ocasiones tapaderas de las propias. Como si nada ocurriera en Bollulos, en Almonte, en Cartaya o en la propia capital, esta vez llega el PA dispuesto a hacer el gasto y cargar con los titulares que, muy probablemente, van a ser una losa sobre su cada vez más profunda fosa política, difícil de levantar. Y todo por un escaño en la Diputación, a ver si nos dejamos de cuentos, lo que prueba una vez más que lo único que garantiza la coherencia de estos partidos ganapanes es la abundancia de cargos a repartir. En ninguno de los pueblos mencionados, ni en otros que no se mencionan, correrían como corren aires de fronda si los “aparatos” tuvieran poltronas y sueldos para todos los pretendientes. Esta es la triste realidad de la partitocracia y esta la razón de su divorcio del interés público. Lo de Isla se arreglaba con un par de escaños más para los andalucistas. Ya me dirán si no es lamentable que haya que decir estas cosas.

2 Comentarios

  1. ¡¡Hombre!! : Ud. también usa la terminología partitocracia para definir lo que significó la “transición”.
    Bién, poco a poco vamos recuperando la cordura y haciéndonos una visión más cercana a la realidad.

    Gracias por recuperar la libertad de pensamiento y dejar de pertenecer al círculo de los herederos del franquismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.