A Diego Valderas lo conocen bien en su pueblo, Bollullos Par del Condado. Y como donde hay confianza da asco, pues andan a la gresca las dos facciones de IU, la oficial que dirige desde la capital Pedro Jiménez, y la local que encabeza el candidato y portavoz Díaz Ojeda. De momento, el acuerdo para el nuevo Ayuntamiento anda en vía muerta, una vez desautorizada por la asamblea oficialista el pacto de la agrupación local con el PP, y rechazada por los otros un posible pacto con el PSOE al que la propia coalición estado machacando en el pueblo, durante toda la legislatura, con tan duras acusaciones. ¿Se puede rehacer una “pinza a la griega” como la que, como recordará Valderas, IU le hizo a Chaves? ¿Es lógico pactar para conseguir el bastón de alcalde, con aquellos a quienes se ha estado denunciando ante los ciudadanos como políticos corrompidos? Lo que no deja de ser desolador es la cantidad de pueblos en que esta última pregunta se repite estos días. Nunca tal vez el sentido de la dignidad ha pesado tan poco en la vida pública.

1 Comentario

  1. Que si lo conocemos, no lo sabe usted bien. Ese con tal de no repatir más butano es capaz de lo que sea. Hoy en su periódico habla la Rosa cordobesa de cortar cabezas y algo más en IU. Me conformaba con lo primero. Yo y muchos compañeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.