Dicen desde los sindicatos que la Junta planea liquidar Astilleros con la siempre vaga promesa –recuérdese el cuento de Delphi y tantos otros—de futuros y nuevos inversores. Ya no manda el PSOE agitadores a enardecer a la plantilla subidos en un cajón como Yeltsin en el tanque. Ahora secretea el desmantelamiento y prepara a cencerros tapados una “solución final”. Y mientras tanto sigue subiendo el paro en la provincia –mil más el mes pasado, un 23’5 más que en 2008– y el partido en el gobierno sigue con el cuento de que ya se ve la luz al final de un túnel que uno de los suyos, Joaquín Almunia, avisa desde Bruselas que desemboca lo menos en el 2012. Cuando se salga, al fin, de la crisis, a Huelva no va a conocerla ni la madre que la parió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.