Está más que justificada la porfía sobre la manera en que la autoridad he decidido, al fin, intervenir en nuestra vida pública para recortar esos gastos que nos han sumido en la ruina. Incluso al margen de las parcialidades que, como es inevitable, tiene que suscitar todo plan de ahorro haga lo que haga, pero no sin admitir que lo decidido hasta ahora –mermar el salario de los trabajadores públicos y congelar las pensiones, aparte de “recortes” en dependencia, ayudas familiares o vivienda y demás—no ha sido, por parte del sastrecillo valiente, más que tijerear por la parte más cómoda. Es obvio que estos años de bonanza han consolidado la tendencia a despilfarrar y también lo es que todo despilfarro beneficia antes y más que a nadie a las clientelas que sostienen el tinglado de la antigua farsa, obviedades que explican la descarada estrategia de zurrar a los sectores indefensos y preservar en lo posible de molestias a los fuertes e influyentes. Nadie habla de reducir ese gasto corriente infladísimo que permite a los políticos viajar en clases de lujo, disponer de vehículos prohibitivos, turistear hasta donde no alcanza la imaginación más osada o utilizar las instituciones como pesebre de sus recuas de incondicionales, pero ¿creen ustedes que tiene sentido mantener el chorreo manirroto de mercedes que nuestros boletines oficiales distribuyen a diario lo mismo largando miles de euros a los gays y lesbianas de Zimbawe (BOE 13/08/09) o “promoviendo la identidad afroecuatoriana entre los jóvenes de Esmeralda a través de la enseñanza de la Marimba” (BOE 29/09/09), que regalando a los cocineros vascos (Arzak, Berasategui, Eneko Atxa, Karlos Arguiñano, Adúriz o Arbelaiz) 7 millones de euros en pago a su tarea creativa y divulgadora en el proyecto Basque Culinary Center Fundazionoa (Real Decreto, BOE 30/10/09)? Sólo en los dos primeros meses de 2010, la ministra Bibiana se ha pulido 6’5 millones de euros en políticas de igualdad y la vicepresidenta De la Vega más de 6 y medio en fomentar más aún la “memoria histórica”. No les aburro con mi colección, pero les aseguro que resulta difícilmente creíble.

 

La UE, que es nuestro verdadero Gobierno actual (¡y menos mal, dadas las circunstancias!) debería repasar la letra chica de esos dieciocho boletines de la suerte para los que la austeridad no cuenta si no es a costa de los indefensos, antes de exigir nuevos sacrificios. Antier el Gobierno se negó a regularizar el uso privado de aviones públicos y el “Club” del AVE viajaba con los mismos barandas de siempre. La austeridad es cosa de débiles y el Poder no debe mostrar nunca debilidad.

6 Comentarios

  1. Si es cierto que tresantier, precisamente tres ministros -huy, que me da la risa- fletaron tres aviones para ir al mismo sitio, significa que habrá que recuperar las viejas hojas ciclostiladas de confección del molotov e ir engrasando la recortá.

    Para echarse a los caminos, vaya. Aquello de conculcar la última norma, pisotear la última ley y colgar al último papa de las barbas del último rey.

  2. La crisis que hay es de la mayor escasez de vergüenza de todos los tiempos.

    Sí, don Yamayor, ya veo que se ha desayunado con huevos de tigre pero estoy con Vd.

  3. He dejado hace unas horitas un comentario sobre un artículo antiguo que trataba del ultranacionalismo y de la desintegracion de Bélgica, tema interes

  4. ….interesantísimo que para mi es el resultado de la falta de visión del pasado común y de perspectivas comunes.¿Para qué seguir viviendo juntos, sobre todo si se pertenece a la franja alta de los contribuables, si no se tiene una vivión común y esperanzadora para el futuro?
    Aquí, hasta para el PS, el objetivo último es conservar lo que se posee. Un conservaturismo profundo….

    xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

    El tema de hoy ,aunque universal, es muy de política interior y no le puedo añadir nada: hace tiempo que pienso que lo que más abunda entre la clase dirigente son los ladrones.
    Besos a todos.

  5. Daría algo por echar un vistazo a esa “colección” de subvenciones que don ja dice guardar, pero la verdad es que las referidas son una buena muestra. La política se ha convertido en un montaje partidista en el que lo primero y principal es mantener fijas las clientelas, pero de eso han pasado al auténtico absurdo. Estos son los quele discuten la ayuda a Cáritas y otras beneficencias.

  6. “que don ja dice guardar”
    Si don ja dice que las guarda, las guarda, y si tiene Vd. mucho interés pídaselas que tampoco las va a esconder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.