“Yo desgranaré uno a uno los granos de esta Granada”, cuentan que dijo Isabel la Católica cuando alguien le insistió en la complejidad de aquella conquista. En el “caso ERE” da la impresión de que su nueva gestora judicial va desgranando también uno a uno los asuntos laboriosamente engarzados por su antecesora, la juez Alaya, lo que con muchas posibilidades puede conducir a lo que el gentío temía: que todo ese mangazo del siglo se quede, al final, en agua de borrajas. El último carpetazo ha sido el que concierne al “número 2” del PSOE de Griñán que dimitió por la vía rápida –¿por qué, pues?– cuando se conoció el negocio subvencional de la empresa cordobesa de su señora, sin que nadie en su partido dijera ni pío. Es más fácil devanar una madeja que liarla. A la vista está.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.