Dicen que el debate en pleno del Ayuntamiento de Punta Umbría fue de lo más tenso. Es natural: demostrar que el anterior gobierno municipal había adjudicado una parcela a un amigo político en unos miles de millones menos, es como decir que alguien le ha levantado el pueblo de Punta ese dineral para favorecer a alguien. No harán bien los políticos si no despejan estas brumas, olvidados si es posible de las elecciones, por el bien exclusivo del mismo sistema de libertades que todavía tenemos el privilegio (aunque cueste aceptarlo) de disfrutar. El escandalazo va a venirle como agua de mayo a un alcalde bien dinámico que no atravesaba precisamente su mejor momento. Al aspirante a desbancarlo le ha caído encima como una losa, sin duda, esta evidencia de cambalache que, ya digo, deberían despejar, si es que pueden, a la mayor brevedad, y no sólo porque las elecciones estén encima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.