Tras su encuentro con Rajoy, la presidenta Díaz ha comprobado que el acuerdo, tras el diálogo, resulta siempre más rentable que el agravio. Cesadas las hostilidades, Andalucía tendrá pronto –y con ella toda España—un nuevo pacto de financiación autonómica, algo evidentemente más provechoso que la rácana renta producida por la estrategia sistemática de enfrentamiento con el Gobierno. Ya veremos cuánto tardan en surgir nuevas excusas hostiles, pero es posible que Díaz, que poco puede esperar de su propio bando, haya entendido esa lección y busque en el respeto institucional un refuerzo para sus propios equilibrios. Sería un milagro, desde luego, pero habría de resultar provechoso, sin duda posible, cerrar la gallera tras cuatro decenios inútiles. Acierta Díaz esta vez aunque seguro que, en su deriva al pairo, Sánchez se lamenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.