Los dos partidos mayoritarios alcanzaron antier un pacto para revisar el proyecto de Presupuestos elaborado por la Junta y lo hicieron en medio un sonoro intercambio de descalificaciones y zarpazos que –ojalá me equivoque—no presagia un buen final. El acuerdo era imprescindible en un momento crítico como el que vivimos y encaja en las promesas iniciales del presidente Griñán, pero cuesta imaginar un desenlace positivo entre tanta pulla y tanto insulto como se pudieron escuchar en el Parlamento. Si todo se resuelve luego en agua de borrajas habrá que pensar que estos partidos están incapacitados para ver fuera de sus respectivas anteojeras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.