Creo que se ha entendido mal la propuesta del Defensor del Pueblo, José Chamizo, en el sentido de atender con mayor cuidado a los adolescentes absentistas, que son legión, y ofrecerles, siempre dentro del sistema escolar, alternativas más acordes con sus perspectivas concretas. Lo que está claro es que la Junta va perdiendo esa batalla en toda la línea y que algo hay que hacer para contener la estampida, quizá forzando al máximo pero razonablemente el actual plan escolar. No atender a los propios absentistas es la garantía de prolongar la derrota, porque un sistema educativo no puede mantenerse con las actuales tasas de ausencia escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.