No dejaba de ser retórica la amenaza de la Junta de querellarse contra quien osara señalar a Griñán como responsable del inverosímil caso de las prejubilaciones fraudulentas financiadas por ella misma, pero ahí tienen ya unos cuantos desafíos a voz en cuello y, no sólo eso, sino también sus propias querellas en las que se acusa a los suyos de malversación de caudales públicos, cohecho, tráfico de influencias, prevaricación, fraude en subvenciones y uso de información privilegiada. E incluso dedos que señalan sin reservas a Griñán y a Chaves, desde la presunción de su responsabilidad superior. Mal acabará este asunto increíble y tan torpemente llevado por el gobiernillo regional. Seguramente vamos a comprobarlo más pronto que tarde.

1 Comentario

  1. Pero hombre sospechar de Griñán y Chaves cuando ellos deben creer que han sido cuatro romanos y cinco cartagineses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.