La Justicia va a paso de carreta, ya se sabe, pero hay casos –y el del asesinato de la niña del Torrejón es uno de ellos—en que, aunque sólo fuera por la gravedad del hecho y la alarma social provocada, ese retraso no es aceptable. Medio año lleva esperando el Juzgado los resultados de la autopsias, a pesar de la intensa campaña llevada a cabo por la familia de la víctima,  y eso no entra en cabeza humana. Y remitir el retraso al accidente de Barajas, ocurrido antier como quien dice, menos todavía. De este triste caso, aparte de las reivindicaciones de parte que son bien conocidas, va a haber que sacar conclusiones bien desoladoras, entre ellas la de que la crisis de la Justicia es realmente, en muchos casos, verdadera parálisis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.