Oportuna y extraordinaria memoria la mostrada aquí, en este periódico, por Manuel Mª Becerro, rescatando del olvido, a propósito del premio “Jaén, paraíso interior” entregado por el vicepresidente Zarrías al juez Garzón, la opinión pública y publicada que el mismísimo Manuel Chaves tenía sobre el galardonado antes de su reciclaje. Recuerda Becerro el libro de María Antonia Iglesias, hecho con confidencias de altos dirigentes del PSOE, en el que Chaves el mismo Chaves que le otorfó hace un año la Medalla de Andalucía, dice del magistrado que “es una mala persona, lo era antes y lo es ahora” y que “es un gran simulador”, además de que “no parece que fuera trigo limpio”, que la operación de utilizarlo electoralmente fue “bastante negativa” y que “si hubiera sido ministro (como se le prometió) nos hubiéramos evitado algunos problemas”. Ahora el mudadizo juez es una malva y seguro que ya no es mala persona. De otro modo, ¿ premarían a porfía las instituciones del PSOE a quien llevó al partido mal despeñadero del GAL?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.