Los sindicatos “de clase” han visitado al presidente del Partido Popular, Javier Arenas, en tanto frente a la sede de la Junta se abroncaba al Presidente –muy justificadamente, por cierto– en protesta respaldada por aquellos. Tacto se llama eso, tacto y mano izquierda para ir preparando el terreno por lo que pueda pasar y, de paso, borrar en la medida de lo posible cuanto de la “derecha que viene” han dicho y respaldado públicamente esas organizaciones hasta antier por la mañana. “Primum vivere”, decían los romanos, y los sindicatos parecen haberse adueñado del adagio, lo cual no deja de tener su lado apaciguador y razonable por más que se pueda ver en ello el efecto del oportunismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.