Ni una palabra en los discursos de fin de semana de Rajoy y Arenas sobre el Estatuto andaluz que está siendo amañado en Madrid a cencerros tapados. El PSOE busca el consenso con el PP (sabe que sería poco presentable un Estatuto con dos de los cuatro partidos en contra) y el PP no sabe lo que busca, desconcertado por su propio derrotero en otras comunidades, como la valenciana. El PP de oposición no tiene idea clara sobre la autonomía como el PSOE gobernante no la tiene sobre qué hacer con la inmigración ilegal o con la política hidráulica, pongamos por casos. De manera que saldrá adelante un Estatuto que a nadie interesó nunca más que los políticos (Guerra ‘dixit’) y que ya no interesa ni a ellos, una vez liquidado el brete catalán, que era lo que se trataba de encubrir con nuestra cortina de humo. La política es así: todos como un solo hombre/mujer en la hora fácil, ni Dios ante la dificultad real. En cuanto a los ciudadanos, quizá sea cosa de pedirle al maestro Mingote que reedite el viejo chiste de ‘Gundisalvo’, aquel de las “elecciones” franquistas: “Vote a ‘Gundisalvo’, hombre. ¡A usted qué más le da!”. Pues eso mismo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.