Lo de la Faffe –ese prodigioso refugio de “enchufados”– puede que acabe eclipsando otros soles corruptos. Nuevos ejemplos: un ex-alcalde iletrado que, durante años, iba a la oficina exclusivamente a “leer el periódico y a dormir”; otro, también del “régimen”, que aunque ese departamento no existía, se hacía llamar “director de Asuntos exteriores” de la acogedora fundación, pero sólo aparecía por ella una vez al mes; y un tercero en concordia cuyos pagos con “tarjeta black” en sus “alternes” sicalípticos (¡14.000 euros del ala!), doña Susana disculpa con el argumento de que luego ha pasado mucho tiempo, mientras la consejería de Empleo permanece hermética y la autoridad trilera oculta las pruebas del mangazo. No parece que exista la menor voluntad de luchar contra el agio. Menos mal que Ciudadanos garantiza la “tolerancia cero” con las corrupciones, que si no…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.