A la fuerza ahorcan

Parece que, al fin, doña Susana se verá obligada por su “socio para todo”, Ciudadanos (C’s), a renunciar a la absurda singularidad andaluza que supone nuestro carísimo impuesto de sucesiones, pues traga o el socio se vería en un compromiso grave al ser ésta su exigencia más divulgada, viéndose forzado a no apoyar la aprobación de los nuevos Presupuestos. Con retranca de lince viejo, el Director de este diario, dejaba ayer en el aire la posibilidad de que este giro estuviera pactado, pero lo esté o no, ignoro si los “ricos” saldrán perdiendo mucho –como afirma la demagogia juntera— tanto como estoy seguro de que, a estas alturas, un buen montón de andaluces peatonales se habrán arruinado ya. Mejor tarde que nunca, en todo caso, en esta Andalucía Cenicienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.