Los estudios señalan a Andalucía como farolillo rojo en el ránking educativo europeo. El enorme fracaso escolar, el abandono masivo del estudio, están ahí ante la pasividad de una Junta que o no sabe o careced de interés por mediar en la situación. Ahora sin embargo –propaganda que no falte—se va a gastar una millonada en regalar a los escolares ordenadores personales con los que, evidentemente, no van a salir del bache aunque puede que agraven ciertos riesgos probados implícitos en el uso de ese importante instrumento. Un buen negocio –para la industria, no sean mal pensados—que no corregirá un lamentable estado de cosas. Ser lo últimos de la fila europea es una emergencia que no se arregla regalándole ordanatas a la peña.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.