A media luz

Oigo precipitadas protestas por la intención de la Junta de controlar –porque no se trataría de otra cosa—el alumbrado público navideño. ¿Cabe oponerse a la “optimización del consumo energético” manteniendo el inveterado despilfarro del que algún alcalde populista ha venido haciendo irreflexiva bandera llevándolo hasta el dispendio ridículo? Tanto la Navidad como otras ocasiones memorables…