Llegar tarde

La noticia más divertida de este verano atroz ha sido, probablemente, la costosa subvención con que la Generalitat valenciana ha financiado –esta vez sin la mediación del ubicuo hermano de Ximo Puig—una investigación sobre, asómbrense, ¡la sexualidad del pulpo! Debe de sobrar la pasta en aquella autonomía cuando, en pleno agobio del toronjal, sus humanistas…