Injusticia sumaria

¿Quién que conservara un ápice de energía moral no deseó aquel 11-S, tras contemplar la siniestra odisea de las Torres Gemelas, una respuesta adecuada al terror? A ver quién niega ahora que, más allá de algún remilgo ético, no aceptó entonces complacido las tremendas imágenes de la caza de Bin Laden en su guarida de…