Ya era hora

Los asentamientos de temporeros en los campos de Huelva van a ser, por fin, erradicados. Ha hecho falta que infravivieran hacinados en ellos durante años esos trabajadores imprescindibles a las economías locales y hasta que, de cuando en vez, alguna mano alevosa incendiara las míseras chabolas incluso cobrándose alguna vida humana. ¡Y resulta que era…