Tocata y fuga

Está visto y comprobado: en cuanto se ganan unas elecciones aquí abajo, los electos se ven arrastrados hacia Madrid por un impulso irresistible. Así fue siempre y no sólo en nuestra autonomía, que, a este respecto, en todas partes cuecen habas: a Madrid se fueron en sus días González y Guerra, se fue Anguita, se…