La “cuarta Roma”

El prestigio póstumo de la Roma clásica dejó abierta, como una vereda utópica, el mito de su perpetuidad imaginado en sucesivas reencarnaciones. La ilusión surgió pronto tras la invasión bárbara, de la mano de Constantino, y perduró en el Bizancio germinal del siglo V hasta que la caída de Constantinopla la destruye irremediablemente, ya en…