Eufemismos

¿Alguien lleva la cuenta de las corrupciones municipales, la de esos alcaldes y concejales –en su mayoría heredados del pasado “régimen”—que trajinan afanando al margen de la ley con sus trinques, sobresueldos, contratos subrepticios o subvenciones amañadas…, en el marco fangoso de una desmoralización pública acaso irreparable? Esa  plaga no debe ser vista como anécdota…