Esperpento

La saga de las corrupciones, demostradas o presuntas, está por escribir, pero pocas dudas pueden caber de que en ella habrá que incluir, en su día, el hecho insólito de que, ¡en dos ocasiones!, sus ocurrencias hayan afectado, en persona o por vía parafernal, a quien tiene el grave honor de mandar a la Guardia…