Al ralentí

El legado del “régimen” contra el que bracea el “Gobierno del cambio” está resultando más que pesado. Que éste haya reducido a la mitad la deuda del anterior que amarilleaba en las gavetas, ya es algo, pero no podríamos echar cuentas todavía porque la Cámara de Cuentas –pian piantito— acaba de presentar, casi a cencerros…