Barrido y fregado

La irresistible ascensión de la ministra María Jesús Montero se debe, cómo dudarlo, a esa capacidad inigualable que siempre tuvo para agarrar la fregona lo mismo que para enarbolar la escoba. De azote autonómico del Gobierno Rajoy ha pasado, sin solución de continuidad, a lacaya jacobina del sanchismo, en el mayor ejercicio de irresponsable cinismo…