Dijo Diego

Supongo que, a estas alturas, pocos serán los ciudadanos que crean las protestas de severidad con los rebeldes catalanes que Sánchez hizo en su día: lo perpetrado se trataba, en su docta opinión, de un delito de sedición; se exigiría el cumplimiento íntegro de las penas en consecuencia y, por supuesto, no habría indultos. ¡Firmeza…