Segundas partes

El indigno espectáculo de la invasión marroquí que estamos viendo estos días no merece la pena de ser analizado en términos críticos. Para qué, si nadie ignora la profunda inmoralidad de ese montaje político que la geoestrategia –quiero decir, los intereses de los EEUU—mantienen intocable, en las puertas del Mediterráneo, como una reliquia autocrática. Marruecos…