Retrógados

A Teresa Rodríguez, la lideresa que se cagaba en Dios antes de dejar de ser podemita, la están poniendo a caldo en las llamadas “redes” por haber reconocido en público la labor social de la Iglesia. El radicalismo antirreligioso trata de rellenar la anemia ideológica que padece hoy la izquierda tal como lo hizo otras…