El dilema

Entre la obvia necesidad de contener la actividad social y la lógica demanda de la economía confinada, el “Gobierno del cambio” ha optado por una suerte de “prudencia ligth” consistente en abrir poco a poco la mano sin bajar la guardia ni el control. No pocas voces protestan ante esa “debilidad” frente a otras tantas…