Malos tiempos

El estrepitoso fracaso de Borrell en el Kremlin ha servido a la tesis de los críticos de nuestra democracia. ¿Cómo criticar al canciller de Putin su descalificación de nuestro sistema de libertades cuando un vicepresidente del Gobierno sostiene en público la misma tesis? No será la última vez que tengamos que tragarnos esos desprecios ajenos…