Ministro bilocado

Me lo dice una amiga, historiadora de fuste: es probable que desde sor María Jesús de Ágreda –la monja concepcionista a la que los deslumbrados apaches llamaron “la Dama azul” porque se les aparecía en su territorio para evangelizarlos sin moverse de su convento soriano, la mística que cautivó a Felipe IV hasta convertirse en…