Suspensos

No quiere el consejero de Educación, con toda la razón del mundo, aceptar que el (des)Gobierno encasquete desde Madrid a la autonomía la responsabilidad de establecer el número de suspensos con que el alumno malo o menos malo escale curso como si fuera bueno. Y lleva razón, sobre todo, porque esa providencia de la pértiga…