Ver y oir

Quizá la aportación más visible de la pandemia sea el descubrimiento de la asistencia telefónica. El paciente, presunto o convicto, ha de conformarse con escuchar –sin ver– al médico que, a distancia, habrá de adoptar sus medidas. Lejos queda aquella “relación médico-enfermo”, tan cercana y reconfortante, que propuso en su día Laín Entralgo, y ese…