A moro muerto…

A mediados del XVII contaba con aplomo el pícaro “Estebanillo González” cómo presenció cierta batalla desde la barrera y bajó luego “al llano por cobrar opinión de valiente y por raspar a río revuelto”. Es la clásica estrategia española de “alancear moro muerto”, tan mísera como rentable, pero más vigente hoy que nunca en nuestra…