Prisas y pausas

Tras un año de gobierno y no poca escandalera, la Junta del prometido “cambio” soporta el ataque cerril del “régimen” caído –¡escuchar a su portavoz es realmente psicodélico!— mientras exhibe trampas descubiertas o apreciables mejoras, y esconde como puede retrasos e incumplimientos. Gobernar no es cosa fácil, y menos hacerlo en un paisaje después de…