Vuelve Don Friolera

Aunque, en realidad, sería mejor decir que no se fue nunca. El “esperpento” no fue una cabriola ni un capricho literario de Valle-Inclán sino una receta y un inspirado croquis de la realidad política española de su tiempo. ¿Que acaso es también el nuestro? Lo que Valle intuyó fue que la vida pública española no…