Horca y cuchillo

Noble y grave gesto del “Gobierno del cambio” al abrir paso a una norma que, ¡por fin!, protege como es debido al denunciante de las corrupciones. Dede ahora (en teoría, al menos) el funcionario que advierta mangancias o tropelías podrá denunciarlas sin sufrir por ello las sanciones severas con que hasta ahora se le reprimía.…