La puerta trasera

Cualquiera ha podido conocer las duquitas negras de nuestros opositores, pocos pueden ignorar que el funcionariado autonómico tiene mucho más de clientela partidista que de colectivo meritorio. Desde sus inicios esta autonomía ha ido de parche en coladero y de coladero en parche –recuerden el aluvión de los “preautonómicos” — pasándose por el arco la…