Impunidad

Al nuevo consejero de Salud se le podrá reprochar su exuberante e impropia coloquialidad, pero nadie podrá negarle su determinación reformista. Lo último: su denuncia de que el SAS de doña Susana (y predecesores, por supuesto) trampeaba malamente las listas de espera condenando a los pacientes a unas demoras lamentables cuyo detalle resulta casi increíble.…