Lesa patria

Cuesta creer que en alguna democracia homologable con la nuestra resultara tolerable el espectáculo que están ofreciendo, nada más aparecer en la pista, las presidencias de nuestro circo parlamentario. ¿En cuál de aquellas tragarían con una presidenta del Congreso dedicada a trampear incluso al Tribunal Supremo con el propósito de legitimar a unos diputados electos…