¡Colócanos a tos!

La Junta no sabe que hacer con los “trabajadores” que cuando estaba en la oposición llamaba “enchufados”, esos 27.000 afortunados de la llamada “Administración paralela” en torno a los cuales el “régimen” caído –de momento— fue compactando su clientela electoral. Pondrá parches, sacudirá algunas alfombras, ya saben, pero no va a entrar como un caballo…